viernes, enero 28, 2005

Pues sí, quedamos.

Hoy hemos sido ratificados dentro del grupo aceptado para el doctorado en el Politécnico de Milán. Eramos catorce, y trece becas, y consiguieron la beca que faltaba, así que éramos catorce aspirantes y catorce becas, y en palabras del presidente del jurado, "esto no es ms que una formalidad, si pueden decir su hombre correctamente, están aceptados". Bueno, yo puedo decir mi nombre correctamente en inglés, castellano, inglés y japonés ^_^.


Así que ya estamos adentro, sólo nos quedan: a)autorización de Fundayacucho; b)renovación de visa. Para el primer punto, ya hablé con mi analista y ya me dió la respuesta esperada: me resalta que debo retornar a Venezuela y que yo ya tenía un compromiso. No hay peo, sólo quiero hacer mi doctorado, esperando que las cosas se apacigüen un poco. Ni a mí, ni a mi esposa nos parece que estar acá sea arrechísimo y sí queremos retornar a Venezuela con más conocimientos y sendos títulos de Dotoles. Y así montamos una consultora de temas de corrosión en nuestro país ^_^


Lo segundo no es más que la pasión italiana por la burocracia: se puede cambiar el status de la visa de estudiante a trabajador, pero a la inversa no, ¿qué tal?. Así que nos toca lidiar con el Consulado de Italia, que la otra vez se portó de lo mejor con nosotros (se echaron una semana en aprobarnos la visa).


Bueno, por lo pronto el 6 de febrero, domingo de carnaval llegaremos a Venezuela a visitar familia, ir a la playa y hacer el papeleo.


K-2, probándose el traje de baño para ir a la playa.


1 comentario:

  1. Felicitaciones por tu beca...primera vez que vengo a tu blog y me hizo recordar un poco mi estadia en Firenze hace muchos años para estudiar un postgrado, proyecto éste que no se concretó..pero no me quejo, me dejó recuerdos muy bonitos...y sí, tienes razón, cómo son de dramaticos los italianos....

    ResponderEliminar