martes, julio 05, 2005

Ben tornato...



Bueno, mi costilla y yo hemos regresado después de pasar casi una semana en Senigallia, región de Le Marche (Las Marcas), asistiendo a "Le Giornate Nazionale di Corrosione e Protezione". El viaje en general estuvo tranquilo, y el congreso bastante interesante, aunque hubieron unos cuantos expositores que me permitieron practicar tanto el arte de dormir con los ojos abiertos como el de bostezar con la boca cerrada.


La ciudad es realmente excelente: playas blancas (extrañas en estas tierras), y comida sabrosa, abundante y poco costosa, unido al hecho del buen clima que tuvimos desde el martes (cuando nos fuimos) hasta el sábado (cuando nos vinimos). De recuerdo nos trajimos una botellita de vino marchegiano1, y una pastica artesanal que ya veremos con qué la preparamos.


¿Lo negativo del viaje?, bueno, el sitio donde se llevó acabo el congreso (un hotel fuera de la ciudad) tenía un aire acondicionado que sólo funcionaba bien en las horas en las que hacía menos calor, o sea hasta las 10:00 AM; luego solamente "refrescaba" (dile eso a mis camisas enchumbadas de sudor). Lo cual motivó varias quejas de parte del público asistente. También puedo incluir en esto lo caro de la comida servida en el evento: €30 diarios por persona, para platos que realmente no valían eso (en la ciudad con eso comía como un rey y daban vuelto).


Ahora, pasando a la materia del congreso, nos dieron unos cuantos datos interesantes en cuanto a los problemas que trae la corrosión y como solucionarlos, pero eso es materia de otro post. Una cosa que me permitió esta salida fue ver la enorme cantidad de gente anciana en estas tierras: las playas estaban llenas de damas y caballeros de la tercera edad. Es como si hubieran abierto las puertas del geriátrico pá' dejarlos salir. Pero en serio, casi no había gente joven, y la que había, bueno, eran jóvenes de más de 30 años (aquí eres chamo hasta los 35), que estaban de vacacionando con sus niñ@s, casi todos bebés. De hecho, mi mujer y yo nos sentíamos como unos carajitos, bueno, según los estándares italianos SOMOS unos carajitos, y que hemos cometido una locura casándonos tan jóvenes (yo 28 y ella 27), ¿qué tal?. Lo más gracioso era cuando mi mujer les decía muchachas a las damas de nuestro grupo: una chica de 42 y otra de 49. Un par de niñas inocentes.


Por cierto, la foto del post es de La Roca de Senigallia, un pequeño castillo construido para defender la ciudad por la familia que la governaba allá por el siglo XV. Lo chimbo es que se nos quedó la cámara y no le pudimos tomar fotos, así que me robé esta del sitio web de la alcaldía local.


K-2, con poco trabajo y haciendo la relación de gastos para cobrar los viáticos.


PD: Expreso mi solidaridad con los estudiantes muertos en la Santa María por unos salvajes que supuestamente están para proteger a los ciudadanos y no para masacrarlos.


1Se pronuncia marqueyano.

3 comentarios:

  1. Chamo que bueno que regresaste...
    saludos estare pendiente de tus proximos post.

    ResponderEliminar
  2. Cheverinice.
    Creo q es uno de los problemas de Italia, el pais esta envejeciendo y la gente no quiere tener nenes.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que disfrutaron y aprovecharon el Congreso, y que también tuvieron un tiempito para conocer la ciudad que, por la foto, se ve preciosa; làstima que se les quedó la càmara. Saludos!

    ResponderEliminar