jueves, octubre 21, 2004

Odio las 4 estaciones... III

Bueno, en los últimos posts he estado mentandole la madre al otoño y al invierno, es hora de descargar la (usemos voz de desfile de Tropicana) "Colección primavera-verano". Después de deprimirte en el invierno, cuando todo es gris y hace un frío hereje, llega la primavera. Lo primero que notas cuando llega es que no cambia nada: sigue gris, lluvioso y deprimente, sobre todo en una ciudad tan contaminada como Milán. Pero sí hay pequeños cambio: una florecita aquí, un brotecito allá, una plantita entre los intersticios de las aceras, en fin ese tipo de cosas. Y cuando menos te lo esperas, empieza a subir la temperatura y comienza el proceso "cebolla", es decir, te vistes por capas. Porque a diferencia del invierno, ya no te limitas a hacer "strip tease" cuando llegas a algún sitio, sino que lo haces hasta cuando estás en la calle porque de repente hace frío en la mañana pero calor en la tarde o viceversa, y ahí si que estás quita y pon.



Lo bueno es que ya sabes que el calorcito está comenzando, y crees que nunca empezará realmente, los días se alargan, y sin darte cuenta, pum!, ya estás en verano. El bello verano, en el que te achicharras en la calle con temperaturas iguales a las de Maracaibo (35 grados bajo la sombra) al mediodía y que te hacen ir en shorts y chancletas a todas partes, porque es verano y acá nadie en su sano juicio usa zapatos porque es verano. En otras palabras si tú eres de un lugar caliente y no estás todo el tiempo en sandalias y con pantalones ligeros, tú eres un loco. Por supuesto al ser de Venezuela, y ser éste un pais tropical, todo el mundo cree que el calor no te afecta. Lo que no saben es que no te afecta porque en todos lados hay un ventilador o un aire acondicionado refrescándote. Cuando acá el aire acondicionado lo usan para "refrescar" los lugares cerrados, es decir, que en ves de tener 38 grados (como afuera) tienes 36 o 35 grados dentro del local. Claro, siempre tienes a los locos que te bajan la temperatura a ¡¡30 GRADOS!!. Y esos son unos locos masoquistas que les encanta congelarse. Lo triste del asunto es que el calor le pega mucho a los ancianos, y aquellos que están pelando bola optan por pasar las tardes de verano en los supermercados o centros comerciales porque ahí si ponen el aire acondicionado a una temperatura decente, ¿qué tal?. Lo peor es que a finales de agosto (con el calor sin brisa de Milán) comienzan a vender la ropa de otoño e invierno, ahora dime, si vas a vender ropa de frío por qué coño no pones el aire de la tienda a un nivel suficientemente bajo como para poder probarte la ropa sin sofocarte, ah?!. El otro punto del verano (desagradable dependiendo de tus gustos) es que tiene la ¿ventaja? de tener días muy largos largos, es decir, amanece a las 5:00 AM (6:00 AM sol achicharrante) y anochece a las 11:00 PM (y no refresca). Lo cual te mete en un dilema: abrir o no las ventanas de noche. La primera solución, abrir, implica dejar entrar mucha luz en la mañana y muchos mosquitos en la noche; mientras que la segunda implica sofocarte (no hay ventilador que valga) y limitar un poco la entrada de mosquitos. Por supuesto, cuando ya te estás acostumbrando, comienza el otoño y sigue el invierno y empiezas de nuevo a mentar madre pero por otras razones.



Por supuesto, el verano milanés no es tan malo, podrían suceder cosas como en París donde coger el metro se convierte en una experiencia asfixiante (lo digo por experiencia) (acá se bañan en verano), o como en Barcelona donde hace un calor húmedo asqueroso y el metro no tiene aire acondicionado (acá lo tienen, pero suavecito), de forma tal de que desees que llegue el tren lo más pronto posible.



Personalmente, extraño el clima de Venezuela en general y el de Caracas en particular, donde usamos la misma ropa todo el año y si me da la gana me voy a la playa en diciembre a tomar el sol, y no a congelarme los cojones como acá. Pero bueno, no siempre se tiene lo que se quiere, así no me queda otra que soñar con que e nivel de vida en Venezuela mejore(JAJAJAJAJA) para retornar con gusto.



K-2



PD: antes yo creía que la vaina tenía solución pero desde que se montó el mister este, pienso que la salida de Venezuela está por Maiquetía, y cada día esta opinión se refuerza, aunque deba regresar al país porque sí, lo cual será tema de otro post.


1 comentario:

  1. Pues te cuento que ahorita en Caracas el clima está increíblemente incomprensible. Uno siempre se queja del clima de Caracas pero cuando va a alguna ciudad europea (como a Barcelona) o a Miami la verdad es que añora estar en Caracas! En las mañanas pega un frío terrible y a eso de las 10 de la mañana el calor ya es insoportable y luego pasado el mediodia de nuevo frío, calor a media tarde y frío en la noche... desastroso realmente. Me alegra que estés sobre todo bien por allá. Gracias por el link! Jose de El Blog de Jose.

    ResponderEliminar