lunes, octubre 11, 2004

Experiencias en Italia III: a comer muchachos!!!

Bueno, a pesar de haber sido un poco negativo en mis posts anteriores sobre Italia, hay que decir que no todo es tan malo, es más, las vainas son mejores de lo que uno cree, sólo que uno siempre cuenta lo malo, o como dice mi pana el Carupanero: no importa lo bien que esté la gente, siempre se queja. Y es verdad, uno se queja de cualqueir mariquera, pero al grano, de eso no hablaré hoy (de las quejas), sino de las maravillas de la mesa italiana. Lo primero que hay que hacer al ir a un restaurant italiano decente, aparte de checar si tienes unos €15 para gastar (dije decente, no barato), es que la comida italiana:

  1. No es sólo pasta y pizza.
  2. La pasta es un primer plato, no el plato principal.
  3. No te sirven un kilo de pasta en cada comida.
  4. No te ponen un kilo de salsa en la pasta.

Con estas cuatro observaciones presentes, podemos empezar a hablar de la comida italiana. Lo primero es la pasta: la variedad de formas y salsas es increíble, con una variación casi que por cada provincia (son más de 100), al igual con variaci0nes locales de la misma recete. Por dar un ejemplo sólo de salsa al pesto (albahaca y aceite de oliva) he visto alrededor de 5 variedades distintas (y me refiero a las que consigues en el supermercado): genovese (el mencionado previamente), siciliano (con tomate), toscano (no recuerdo), mediterráneo (con berenjena), napolitano (no recuerdo). Así que en eso de probar todos los tipos de salsa en un viaje, bueno, sería un viaje muuuy largo. Ahora, una vez que se ha decido por comer pasta, hay que recordar que es un primer plato, es decir, no te van a servir una tonelada de comida porque la idea es que después comas el segundo. En otras palabras, vas comer sólo unos 100 gr de pasta (a lo mejor menos), con poca salsa (no ahogados en ella), y sin ketchup (anatema para el italiano promedio). Como primeros platos también entran los risottos, ensaladas (también las ponen como contorno) y minestras (sopas, en general hechas a base de legumbres). Luego viene el segundo, normalmente carne o pescado, de mil formas distintas, acompañados de ensalada (normalmente), papas fritas o vegetales cocidos. El arroz no lo usan como acompañante, sino más bien como primer plato, como dije anteriormente. Todo acompañado de suficiente vino, de forma tal de alegrar tu comida y tu espíritu ^^.Después de aquel atracón, te queda comer el postre (si queda espacio), el café y el digestivo (no necesariamente en ese orden). El digestivo normalmente es un licor fuerte, tal como ron, whisky, amaros (licores amargos) o grapa(aguardiente de uva), entre otros. Lo cual te ayuda a continuar el trabajo ^^!

El otro punto importante de la comida italiana está en los quesos y embutidos, los cuales varían enormemente de una provincia a otra, a pesar de que estén una al lado de la otra. La variedad de quesos y salamis es tan grande que mi esposa y yo no hemos tenido que repetir un queso o un salami por falta de variedad, sino más bien porque uno u otro nos ha encantado tanto, que decidimos repetirlo. Esto lohemos hecho siguiendo el consejo del papá de un amigo italiano: pruébalos todos hasta que encuentren uno que les guste. Hemos encontrado varios y seguimos probando :D (jejeje).

Otro detallazo es que cuando uno se mueve a lo largo del país, los mejores sitios para comer se encuentran fuera de las grandes ciudades o circuitos turísticos. Normalmente se consiguen mejores platos (y precios!) en los pueblos a las afueras de las ciudades. Por decir algo, cuando fuimos a Florencia, estuvimos una hora buscando un restaurante que cobrara precios decentes dentro del área turística de la ciudad. En Julio, cuando fuimos a la Toscana (la región donde se encuentra Florencia) (nota: Italia se divide (de menor a mayor) en comunes (municipios), provincias y regiones) comimos en varios pueblos cercanos a Florencia o no tan lejos, donde obtuvimos precios bastante buenos. Y retomando este punto, es importante recordar que debido a que Italia es una nación relativamente nueva (antes de la unificación, la península estaba dividida en varias repúblicas, reinos y estados semi-independientes), la homogeneización cultural todavía no es de un 100%, lo cual implica que un restaurant u hostería de, digamos, Venecia, no necesariamente servirá la misma comida que una en Florencia, Roma o Nápoles. Lo cual permite que uno descubra siempre cosas nuevas.

Bueno, creo que basta por hoy, otro día retomaré el tema de la comida italiana, la cual es simplemente EX-CE-LEN-TE.

K-2

PD: hoy es mi cumpleaños, así que FELIZ CUMPLEAÑOS A MI!!!!!!!!. 28 años, uh, estoy viejo!!!! sniff!!!. Aunque acá todavía soy un bambino ^_^.


1 comentario:

  1. Excelente relato de la comida italiana, me habian comentado que no ahogan la pasta en salsa, sino mas bien la aderezan, pues tu me lo confirmas, sigue contandonos pues parece que vas a pasar ratos interesantes.

    Ahh y feliz cumpleaños.

    http://afrael.loquesea.org

    ResponderEliminar