jueves, marzo 15, 2007

Venezuela vs al Qaeda.

Hace unas semanas, el 15/02/07 para ser exactos, al-Qaeda emitió una amenaza contra los distintos proveedores de petróleo de los Estados Unidos. Entre los amenazados está Venezuela, quien vende la mayor parte de su producción petrolífera a este país. La amenaza está en estos términos:

"Es necesario atacar los intereses petroleros en todas las regiones que suplen a Estados Unidos, no sólo en Medio Oriente; el objetivo es recortar sus suministros o reducirlos a través de cualquier vía", advirtió.

"Atacar intereses petroleros incluye pozos de producción, ductos de exportación, terminales petroleras y tanqueros, y eso puede reducir el abastecimiento de crudo de Estados Unidos, lo que lo obligaría a tomar decisiones que ha evadido durante largo tiempo y confundiría y estrangularía a su economía", agregó.



Fuente: El Universal

El gobierno venezolano tuvo una respuesta dividida ante semejante amenaza: desde la muy ajustada a larealidad del Ministro de la Defensa Baduel, hasta la descabellada del contraalmirante Cabrera Aguirre (miembro del Estado Mayor, lo que empeora las cosas). El primero respondió con calma y mesura, asegurando a la comunidad que el Estado se encargará de tomar las medidas pertinentes y que no se debe perder la calma. Todo dentro de lo normal. El segundo demostró dos cosas: su ignorancia del tema islámico y una ceguera que no ve más allá de lo que le permiten sus lentes ideológicos. Tanto es así, que bien vale citarlo textualmente:

Para el contraalmirante Luis Cabrera Aguirre, integrante del Estado Mayor de la Presidencia, es pertinente verificar la amenaza atribuida a Al Qaida, pues "suena ilógico que esta red, que está en contra del imperialismo norteamericano, se vaya en contra de un estado que está precisamente luchando, aunque de otra manera, contra esa hegemonía".

Recordó que existen "serias sospechas" de que el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2002 contra diversos objetivos civiles y militares en EEUU fuesen "una autoagresión", por lo que, remarcó, "no me extrañaría que existiera mucho de eso" ahora. "Es muy posible que esto forme parte de un plan" similar.



Fuente: El Universal.

No pienso refutar lo que dice el contraalmirante pero quisiera poner en claro algunos puntos por los que esta amenaza no debería ser despreciada a priori sino más bien tomada en cuenta, sin necesidad de caer en la paranoia. Hablamos de tres puntos en particular: la alianza con el chiismo, el ser proveedores del Gran Satán y la ideología de al-Qaeda.

La alianza chiita.

Dentro del Islam existen dos corrientes mayoritarias, el sunismo y el chiismo. La diferencia entre ambas corrientes es, originariamente, de carácter político: la sucesión de Mahoma. Los primeros sostenían que cualquier buen musulmán podía sucederlo, mientras que los segundos decían que únicamente los descendientes del Profeta tenían esa potestad. Dicha diferencia de carácter político luego dio origen a otras desde el punto de vista teológico, y a diversos conflictos a lo largo de la historia del Islam. Haciendo el cuento corto: ambos grupos se detestan.

Como muchos sabrán, al-Qaeda es un grupo terrorista de matriz sunita, y como tal considera que el chiismo es una forma errada de Islam y cuyos exponentes deberían ser destruidos. El mejor ejemplo de esto lo podemos ver en los ataques terroristas que llevan a cabo en Irak: la mayoría de las víctimas son civiles chiitas.

¿Y cómo entra Venezuela en esto?, muy simple: somos aliados del mayor exponente del chiismo en Medio Oriente, Irán. Visto desde la óptica de un radical, el pecado de nuestro gobierno es enorme porque está estableciendo una relación con unos impostores que siguen un falso Islam. Por menos de eso han habido guerras en esa zona. Para citar un ejemplo: según Bernard Lewis en su libro "A History of the Middle East", Saladino es recordado como un gran líder entre los musulmanes sunitas no tanto porque retomó Jerusalén y expulsó a los cruzados, sino porque acabó con el Califato Fatímida en Egipto, el cual era de base chiita.

Proveedores del Gran Satán.

Como productores de petróleo y proveedores de los Estados Unidos, no es de extrañar que los islamistas nos vean como un blanco ideal: de una u otra forma contribuimos al movimiento de la maquinaria bélica norteamericana. La retórica antiimperialista del gobierno no es un salvoconducto que nos protege contra una agresión terrorista, porque éstos nos ven como proveedores, cómplices de los Estados Unidos, no como sus antagonistas. Quienes dentro del gobierno no ven esto, están pecando de ceguera ideológica, error que cometieron los Estados Unidos en Afganistán durante la invasión soviética a este país: el hecho que pelaran contra los soviéticos, no hacía de los muyahidín aliados automáticos de los Estados Unidos, como el tiempo demostró (¿recuerdan Rambo III). Ideología y religión no van de la mano.

al-Qaeda: la supremacía islámica.

al-Qaeda en diversas oportunidades ha demostrado su interés en recrear un califato que vaya desde al-Andalus (España) hasta la India. Esta ideología se basa en una interpretación cuasi literal de los textos y las tradiciones islámicas, por ejemplo:

  • Es deber de los musulmanes expandir el territorio del Islam usando todos los medios posibles, sean pacíficos o violentos.

  • La gente del libro, judíos y cristianos, son respetados pero deben ser considerados como ciudadanos de segunda. Otras creencias son consideradas paganas, y quienes se adhieran a éstas deben elegir entre convertirse o morir.


Estas ideas ponen de manifiesto que por su naturaleza, grupos extremistas como al-Qaeda pueden considerarnos como un pueblo que debe ser conquistado y sometido a un gobierno islámico. Por consiguiente, a pesar de poder tener algunos puntos en común, no podemos ser considerados ni amigos ni aliados, en el mejor de los casos tontos útiles.

Concluyendo: tener una actitud hostil hacia los Estados Unidos no nos garantiza que los extremistas islámicos no vayan a amenazarnos; tomar medidas de precaución no está demás; desestimar un peligro presunto por cuestiones ideológicas es algo absurdo. Se le debe recordar al gobierno que se está lidiando con gente que cree estar cumpliendo una misión divina, y por consiguiente, se consideran infalibles. Su discurso no proviene de una racionalidad ideológica, sino de algo tan irracional como puede llegar a serlo la fe religiosa.


, , , ,

4 comentarios:

  1. Muy buen post, de verdad que tienes mucha razón en aquello de que no por el hecho de odiar a USA (el gobierno Venezolano) nos comvertimos automáticamente en aliados de Al-Qaeda; de hecho si nos ponemos a ver somos parte de la civilización occidental (aunque a algunos no les guste) y cristianos, por lo tanto somos también parte del enemigo a vencer según la optica del extremismo musulmán.

    ResponderEliminar
  2. si muy completo tu post, y muy informativo sobre las bases teologica y política del islam. Aqui donde caemos en un titulo del disco de nacho cano,"un mundo separado por el mismo dios"

    ResponderEliminar
  3. La yihad es una gran porquería, pues todos debemos vivir en paz,ellos desean matarnos solo por ser mayormente cristianos y en creer en Dios Padre en verdad diria que Osama Bin Laden y su grupo Al-Qaeda son unos enfermos mentales y me gustaría realmente que EE.UU. lo atrape y lo degolle y acabar con esta maldita politica, pero que Venezuela tenga relaciones con el promiscuo país de Irán no los convierte en aliados del yihad.
    Es cierto que no soy venezolano, pero guardo un profundo respeto hacia el país venezolano pues hace un buen papel protestando contra la idea de EE.UU. para controlar todo el petroleo, pero el Sr. (Hugo) Chavez no entiende que murieron muchisimas muertes el 11 de Septiembre del 2001 y apoya un poco a este movimiento,los señores Baduel y Luis Cabrera Aguirre no entienden esta situación. Y les diría, que harían si Al--QAeda atacará suelo venezolano. ¿Invadirían Afganistan?¿Culparían a EE.UU.? ¿Chavez creería que fue ataque yanqui?
    Yo creo que estos señores deberían ofrecer una disculpa bien hecha a los familiares de los muertos el 11-S Ellos también tienen familia¿Verdad? Pero las bases cristianas dicen que la palabra de Dios debe ser predicada pacíficamente, perdonando al pecador, mientras que esos brutos ( los islamistas radicales)ejecutan al pecador y al projimo.
    Por último, dar las gracias a El Universal por dar un buen enfoque de noticias. ¡Dios bendiga a todos, a Venezuela, y permita a estas personas de guerra convertirse a la paz!

    ResponderEliminar