lunes, enero 16, 2006

Islamismo y Bolivarianismo.

Cuando se profundiza un poco en lo que es la historia del Medio Oriente, y en específico, la historia de las naciones musulmanas que allí se encuentran, uno no puede sino sorprenderse de lo poco enterados que estamos en nuestras latitudes sobre el tema, y cuan ignorantes somos en el tema. Es debido a esta ignorancia y al "exotismo" que presenta el mismo, que me empecé a interesar un poco en esto. Poco ha sido lo que he leído, pero puedo recomendar los libros de Bernard Lewis, los cuales sirven como una muy buena introducción, la Wikipedia, y sitios web como Webislam, que proporcionan información muy completa sobre el tema. Lo cual me ha permitido ver que tratar de entender un poco lo que es el mundo musulmán es complicado más no imposible, sólo que como todo, hay que hacer un pequeño esfuerzo.

¿Y a qué viene esta introducción con este título?, bueno, simplemente porque leyendo acá y allá he visto ciertas similitudes entre algunas ideas que son moneda común dentro del entramado de las ideas religiosas musulmanas, en particular las de origen sunita, y lo que llamamos comunmente "bolivarianismo", o más acertadamente, el culto a Bolívar.

Si mis estimados lectores han seguido hasta acá, se estarán preguntando "¿qué co... tiene que ver Bolívar y su culto con lo que dicen los seguidores del profeta?", o probablemente "OK, de pinga, ¿cuál es tu punto?" (me inclino más por esta segunda opción), y hacia allá voy, metiéndome en los meandros del Islam para llegar a Bolívar.

Crisis Islámicas...

Sin entrar en muchos detalles, dentro de lo que es la concepción doctrinaria del Islam no existe un concepto sumamente familiar para nosotros los cristianos, y este concepto es el de herejía. Así de simple, musulmanes con distintas orientaciones nunca han utilizado palabras siquiera remotamente similares para descalificarse, en cambio, usan otra palabra: innovación. Dentro de los esquemas islámicos, sobre todo dentro de aquellos pertenecientes al sunismo (de as-sunna, camino, referido a la tradición del profeta), ser llamado innovador o hacer cosas de carácter innovador en materia religiosa significa alejarse de la verdadera fe, no seguir cabalmente los dictados del Corán y del Profeta. Lo cual ha llevado a la corriente mayoritaria de esta fe, el sunismo, ha desconfiar sistemáticamente de todo aquello que pueda sonar a novedad en materia de fe, tal como sufismo y chiísmo.

Teniendo en cuenta este punto, la desconfianza a la innovación en materia de fe, es importante señalar una constante dentro de la historia islámica en general, y del medio oriente en particular: el constante llamado, durante épocas de crisis, a retomar el camino del Islam primigenio, y a responsabilizar de los males actuales (sea la época que sea) el desviarse de esta camino. La mayoría de los revolucionarios islámicos de todas las épocas se han hecho eco de esto: la caída de Jerusalén en manos de los cruzados fue culpa del alejarse de la fe; la formación de un califato Fatímida, culpa del alejarse de la fe; la colonización europea, el predominio del occidente cristiano y un largo etcétera son achacados a esto, al desvío de la fe verdadera, y es sólo restituyendo este credo que el mundo islámico podrá resurgir, aplastando a las sociedades ateas y paganas (palabras más, palabras menos). Esta excusa se ha usado para deponer reyes, atacar reinos y países (creyentes o no), cometer atentados terroristas, etc etc. Resumiendo: sólo la fe verdadera puede devolver a la umma (la comunidad de los creyentes) a su puesto privilegiado dentro de las diversas sociedades humanas.

Y este era el punto al que quería llegar: la desviación de los preceptos de la religión es la culpable del mal estado en el que se encuentran las cosas, y sólo retomándolos resurgiremos.

Bolivarianismo y culto a Bolívar.

¿Qué tiene esto que ver con el bolivarianismo, visto como el culto a Bolívar?, pues mucho. Al ver la retórica de nuestros gobernantes (presentes y pasados, aunque más exarcerbadamente en los presentes), vemos que siempre han hecho el llamado a cumplir, continuar, fomentar, cuidar, etc. etc. etc., el sueño de Bolívar, y que nuestras desgracias como nación se deben al pecado original de alejarnos de las enseñanzas de nuestro laico profeta, y que sólo podremos avanzar apoyándonos en sus enseñanzas, usándolo como faro para nuestro desarrollo...

Para quien crea que esto se basa en experiencias recientes (gobierno de Chávez), debo decirles que el culto a Bolívar de esta forma empezó con Guzmán Blanco, continuando inenterrumpidamente hasta nuestros días. Recuerdo haber leído en una curso en la universidad llamado "Bolivarianismo y Antibolivarianismo" un texto similar a éste, en el que la adoración al héroe y la continuación de sus pasos eran vistos como parte de las cosas que nos mantenían en el atraso y no nos permitían ver el futuro (escrito en época de Gómez, hasta ahí llegami memoria).

Con lo que llegamos al punto de las similitudes entre el culto a un hombre y una religión, en la que Bolívar aparece como un personaje deificado, y que nuestros males se deben a no seguir sus enseñanzas... Todo un caso de religiones comparadas ;).

PD: el punto del post es este: como un pensamiento de origen no religioso puede terminar convirtiéndose en algo similar a una religión.

2 comentarios:

  1. Hola,te deje una respuesta a tu comentario, en mi blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Excelente diserción. Deberias desgranarlo más.

    Para ampliar el análisis, una opción puede ser 'infiltrar' este post en otros blogs. De la discusión seguro surgen otros análisis e ideas.

    ResponderEliminar