miércoles, junio 15, 2005

La Banca Italiana II: Yendo al banco

Antes de hablar de los banco británicos, voy a comentar como es la ida a un banco en estas tierras. Por supuesto, habrá quien diga que "¿qué tan diferente puede ser de un país a otro?", bueno creo que con mi post anterior y el de Vila dejamos claro que diferencia ¡SÍ HAY!. Pero al publicarlo, no me di cuenta de un detallazo: la interacción normal entre cuenta-habiente y agencia bancaria, tema del post de hoy. Los bancos británicos los dejo para el próximo post.


Bueno, retomemos el tema. Pongamos que necesitas sacar dinero de tu cuenta bancaria porque necesitas hacer algo básico: paga el alquiler de tu casa...


Lo primero que haces all llegar a la agencia, es observar el enorme detector de metales que ésta tiene. Todas las agencias bancarias en Italia, o al menos casi todas, tienen un detector de metales a su entrada, incluso aquellas en los pueblos perdidos en el medio de la nada (he ido a uno llamado Bonassola, con unos 1000 habitantes, y tiene el detector). Esto provoca que tengas que quitarte todo aquello que pueda hacer sonar el aparato, y dejarlo en los casilleros localizados al lado de éste. Por supuesto, como la agencia donde mi mujer y yo tenemos nuestra cuenta está al lado de la universidad, es normal ver estudiantes cuidándole las cosas a los panas, mientras éstos están resolviendo sus asuntos bancarios.


OK, ya pasamos el detector de metales. Ahora viene la cola. Como no hay números de ningún tipo, ni donde sentarse, esperas de pie tu turno, mientras en las tres taquillas hay sólo dos cajeros: uno atendiendo y el otro haciendo trámites bancarios, como responder como se puede obtener una tarjeta de débito. A veces cuando el gentío es gigantesco, atienden los dos cajeros, y abren la tercera, pero eso es a veces.


Ahora, tu turno, le dices al tipo que necesitas cierta cantidad de euros. Si a la agencia va mucha gente, tendrán la plata, de lo contrario te dirán que debiste haber llamado con tiempo para que el banco pudiera buscar esa cantidad (normalmente por encima de los €1000). Te piden el número de cuenta, y basta. Si vas a una agencia que no es la tuya, o si el dependiente es nuevo, te pedirán alguna identificación. Como en la agencia donde tengo la cuenta me conocen, sólo me la piden si voy a sacar mucha plata. Lo interesante viene cuando vas a una agencia donde no te conocen: primero llaman a tu agencia a vereficar que tú eres tú, hasta les piden una descripción de tu persona, luego les piden un fax confirmando tu identidad, y es después de un raaaaato que aceptan darte tu plata.


Una vez terminado eso, te retiras pensando que en casa no hay tanto peo para sacar plata de tu cuenta, siempre y cuando lleves tu cédula y tu libreta, y que ir a una agencia que no sea la tuya a sacar plata es verdaderamente un fastidio.


K-2, queriendo no tener que ir mas al banco.


PD: este no es uno de mis mejores post. Tengo que leer un montón de cosas y me da un fastidio, y de paso hoy el día está gris y depresivo... ¡Y me decían que en Italia el clima era mejor que en Inglaterra!, no joda, el clima más inglés no puede ser. ¡Hasta frio hace!.

1 comentario:

  1. Que interesante los dos blogs sobre la banca, esos detalles son bien curiosos y te agradezco que los estès escribiendo para que nos enteremos...! saludos

    ResponderEliminar