martes, abril 18, 2006

Popetown.

En mi post anterior, hablaba sobre Pope Town, serie animada que se mofa de la jerarquía católica en general y del Papa en particular, y las polémicas que ha desatado su posible transmisión en el canal alemán de MTV. Y resulta que una de las comentaristas de ese post, Marta del blog "Alemania, Economía, Sociedad y Derecho", ha estado siguiendo de cerca como se desenvuelve dicha polémica (un resumen de lo que ha escrito sobre el tema acá), y enumera los distintos pasos que dado una parte de la comunidad católica para frenar la transmisión de dicha serie. Semejante esfuerzo para evitar que se transmitan unos dibujos animados, hacen que uno se pregunte: "what's the fuss about?", o en cristiano, "¿cuál es el peo?". ¿Por qué tanto revuelo por dicha serie televisiva?, ¿es en verdad tan terrible como lo pintan?, ¿cuántos en verdad han visto ese programa?. Para despejar algunas de esas dudas, decidí ver, junto con mi esposa, el primer episodio de dicha serie. Sé que me arriesgo a ser boicoteado por la comunidad católica alemana (mi contador dice que ese es el menor de mis problemas), excomulgado por ser parte de una mofa del Papa (culpable, me reí como un condenado), y probablemente vaya al infierno (uh, con esta ya es la quinta religión), pero todo sea por tener material para hacer un post.

Para poder ver dicha serie, tuve que descargar un episodio de e-Mule. ¿La razón?, no pensaba comprar un DVD en Amazon de una serie que no sabía si me iba a gustar o no, así que violando algunas normas de derechos de autor, descargué el susodicho episodio. El único problema con esta descarga era el logo del Channel 4 neozalandés, omniprsente en todo el episodio (hey, al menos no pagué nada).

Este primer episodio, el Padre Nicholas, ayudante personal del Papa, debe recibir a unos huérfanos paralíticos que vienen para recibir la bendición papal. El problema está en que el Papa sólo quiere jugar al escondite, y no tiene la más mínima intención de recibir a los huérfanos. Esto lleva al Padre Nicholas a contratar un doble de éste, quien resulta ser un éxito sin precedentes. Detrás de bastidores, tres cardenales corruptos mueven los hilos para vender toda la mercancía y souvenirs relacionados con la venida de los huérfanos y su encuentro con Su Santidad, para poder hacerse más ricos.

Más o menos esta es la trama del primer episodio. Primera reacción, reirme como un condenado. Realmente la serie es buena. La burla al Papa es grotesca, dado que lo ponen como un viejo senil que se comporta como un niño pequeño. La crítica al mercantilismo de la Iglesia se puede ver en los tres cardenales corruptos, más pendientes de hacer dinero que de salvar almas. De hecho, algunas escenas en la que promocionaban los artículos relacionados a la visita de los huérfanos al Papa, me recordó toda la cantidad de souvenirs que se venden cuando el Papa va a visitar algún país, así como la gigantesca cantidad de tiendas de recuerdos que se encuentran diseminadas a lo largo y ancho del Vaticano. Otro detalle fue el doble del Papa: un cómico judío de Brooklyn, quien se dedicó a hacer chistes después de la misa, y quien no sabía como comportarse en misa. Lo mejor fue cuando el padre le indicaba con carteles lo que tenía que hacer: pararse, arrodillarse, pregar, etc etc etc. Muy cómico.

Otro detalle técnico es la ambientación: Popetown es parecido al Vaticano pero ¡no es como este!. Esto se debe a que lo ponen rodeado por una gran ciudad (que recuerda Nueva York), y separado de ésta por un muro gigantesco. Lo único 100% igual al Vaticano son la Basilica de San Pedro y la Plaza, que sí, son idénticas. Realmente hiceron un buen esfuerzo en la creación de esta ciudad.

Ahora bien, ¿cuándo llegamos al insulto a las creencias religiosas?. En toda la serie, sólo dos cosas afectaron mi sensibilidad religiosa: la mofa a la señal de la cruz, cuando el doble cambia las palabras (de las cuales sólo entendí wallet (billetera) y testicles (testículos)); y la fábrica de ostias que usa esclavos.

Reflexionando un poco, este primer episodio no presenta un ataque a los dogmas fundamentales del Cristianismo, y en particular de la Iglesia Católica. Si hacemos la comparación con South Park, donde Jesús es un personaje más o menos regular, y donde se mofaron de la Virgen María en el episodio "Bloody Mary", la reacción hacia esta serie ha sido desmesurada. En lo personal, siento que este primer episodio representa un ataque más a la estructura católica que al dogma católico, y de críticas a la Iglesia se han hecho miles de libros. Hmm, ataque a la jerarquía, ataque a la institución, entiendo ahora por qué la Conferencia Episcopal Alemana reaccionó. Me prgunto, ¿cuántos habrán visto esa serie?, ¿condenarán con igual fuerza South Park?, ¿hay boycotts en Alemania contra South Park, en donde se ridiculiza el cristianismo en todos sus sabores?.

Blogalaxia Tags: , , ,.


3 comentarios:

  1. Hola hola! Muy interesante. Comparto tu crítica a los souvenirs; aunque, por otra parte, pienso que podrían haber algunos, pero no tantos... Es que South Park aquí no ha llegado, ok, seguro que se puede ver con una parabólica; pero la mayoría de los alemanes no tiene antenas dirigidas a la TV norteamericana (las tenemos más bien dirigidas a los países árabes, es broma).

    Claro, no se trata de comparar...

    Lo que pasa es que mtv tenía una agrasiva propoaganda omnipresente en que JC decía que se bajaba de la cruz, porque "más vale reírse que estar colgado" y cosas por el estilo y eso, antes de Semana Santa...

    Claro que es un ataque a la jerarquía, porque es un ataque a la persona del Papa, ya el nombre Popetown lo dice todo.

    Aunque lo de que JC se baja de la cruz, porque más vale reírse que estar colgado, es un ataque a los crsitianos en general, por eso la página de Idea que cité y por eso el comentario del periodista protestante que cita Sandmonkey.

    A los protestantes no les viene ni les va, en principio que ataquen al Papa, pero sí la burla a JC.

    Bueno, vamos a ver qué pasa. En todo caso, mil gracias por tu post! Bien valió la pena bajar la película (aunque no lo digas muy fuerte; si tu blog fuera alemán, ya tendrías a la policía en la puerta y son cuatro anos de cárcel!).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Alejandro Álvarez A.mayo 06, 2006 3:39 a. m.

    La tolerancia y el respeto no puede ser unilateral. El Papa, no es solo un personaje del que se pueda mofar o usufructuar, es nada menos que el vicario de Cristo en la tierra. Es posible que haya quienes no tengan fe, pero eso no autoriza a nadie a ofender publicamente a ninguna persona. Habría que preguntar a Benedicto XVI, que sentimientos provocan en su corazón ataques gratuitos y mal intencionados de esta naturaleza. Los creadores, en su absurdo por entretener, no son capaces de ocupar su creatividad para algo que beneficie a alguien más que su propio bolsillo. Me gustaría saber que pasaría si se ridiculiza de ese modo a un judío o a un árabe. Evidentemente, que las reacciones serían airadas. Pido el respeto que se merecen todas y cada una de las personas, especialmente, al dulce rostro de Cristo en la tierra, el Papa, no por su investidura, sino por su calidad de persona, como tu y como yo.

    Alejandro Álvarez
    Santiago de Chile

    ResponderEliminar
  3. Alejandro, en mi opinión la resistencia de una institución a la sátira es una muestra de su fortaleza: las burlas no harán mella en una institución o en una fe con bases sólidas. ¿Es tu fe o la iglesia así débiles que no pueden tolerar una serie como ésta?. Mi opinión personal es que la iglesia tiene suficientes reservas morales y suficiente fuerza como para resistir burlas y críticas.

    Por cierto, la serie fue hecha en el 2002, no en el presente reciente.

    ResponderEliminar