viernes, marzo 31, 2006

De Berlusconi y otros demonios.

En días pasados, escribí un post en el que criticaba a Berlusconi y, veladamente, a Chávez, mostrando algunas de las similitudes que hay entre ambos. Dicho post fue comentado por Larry en su blog, y recibió una dura critica de parte de Asha Nair, quien parece ser un liberal radicado en Italia, crítico de Chávez y que probablemente ha tenido algún tipo de relación con Venezuela. Su crítica (acá) se fundamenta en que básicamente Berlusconi es "(sic) el nuestro hijo de puta", porque éste es básicamente la opción contra la izquierda italiana los socialistas italianos. En mi opinión, el hecho de que este hombre sea la única opción, o al menos así lo aparente, contra Prodi (candidato de la coalición de izquierda), no hace que tenga mi apoyo, a pesar que considero a este último (Prodi) un demagogo, conclusión a la que llegamos mi mujer y yo después de ver el debate televisivo entre ambos el 13/03. En estas líneas, replicaré algunos de los puntos enumerados por Nair, expresando mis opiniones con respecto a la política italiana.

Antes que nada, quiero dejar en claro cual es mi apreciación del mundo político italiano: da asco, no hay líderes nuevos y las grandes coaliciones que sólo responden a sus propios intereses, a pesar de que digan lo contrario. Y lo peor es que estos líderes dedican a una cantidad ENORME de tiempo a discusiones bizantinas que no ayudan a la mejora del país. Aclarado este punto, comienzo con mi réplica.
  1. Sistema Parlamentario: el hecho de que Italia esté gobernada de esta forma, y que los comunistas estén tratando de retomar el poder, en mi opinión no justifica un apoyo a Berlusconi, quien a pesar de estar apoyado por otros partidos distintos a Forza Italia, ha aprobado una serie de leyes ad hoc que lo han beneficiado directamente a él, tal como la referida a la inocencia en primer grado: si eres declarado inocente en primer grado, no puedes ser recusado por instancias más altas.
    Si la caída de Berlusconi representa el desastre, entonces, Italia no tiene salvación, porque él no ha sido mejor que el desastre.
  2. Toma de decisiones: la primera impresión del jefe de estado italiano es que éste carece de poder de decisión, porque quien promueve las leyes y las diversas políticas ejercidas por el estado italiano es el Consejo de Ministros y quien lo dirije es el "Presidente del Consiglio", es decir, Berlusconi. Y mi apreciación ha sido que todas aquellas leyes que ha querido "il Presidente del Consiglio" han sido aprobadas por ambas cámaras y firmadas por el Presidente. Por supuesto, los aliados de Berlusconi han aprobado otras leyes que pueden ser calificadas de no urgentes, como la devolution querida por la Lega (en pocas palabras, más autonomía para las regiones), pero eso no significa que no sigan los lineamientos de Berlusconi.
  3. Opositores: lo primero que ha hecho Berlusconi durante esta campaña electoral, y desde que yo estoy aquí (2004) ha sido descalificar per sé todo aquello que dice la oposición. Según Berlusconi, Italia se pondrá al borde del precipicio si gana la izquierda, y que éstos son los culpables de todo lo malo que sucede en la economía italiana: si hay huelgas, es por culpa de los sindicatos controlados por la izquierda; si con el euro ha habido un incremento del costo de la vida, es por culpa de la izquierda que ha aprobado el uso del euro por parte de Italia; si no ha habido una reducción drástica de los impuestos, es culpa de la izquierda, quienes quieren poner más; y un largo etcétera. El insulto y la descalificación están en la boca del premier cada vez que se refiere a quienes se le oponen, tal como la última cosa que dijo sobre los comunistas chinos, quienes hervían niños durante la revolución cultural para comérselos, trayendo como consecuencia una protesta por parte del gobierno chino. Bravo Berlusca.
    La verdad es que la mayoría de las tímidas reformas económicas que se han hecho durante este gobierno probablemente sufran un retroceso si pierde Berlusconi, dado que evidentemente la izquierda italiana las hará retroceder.
  4. Los medios: creo que Nair olvida una cosa sobre la "par condicio", y es que esta ley fue aprobada luego que Berlusconi hizo un blitz televisivo en todos los canales italianos durante una semana (cierto, no eran cadenas Chávez-style) en el que se dedicaba a predicar las bondades de su gobierno, con su sonrisa hipócrita.
  5. Sospechas: antes de ser Presidente del Consiglio, Berlusconi tenía una deuda de 3 millardos de euros, actualmente tiene un superávit de 12 millardos, y la economía italiana no está en su mejor momento.
Ciertamente, Berlusconi no va a decir que ser rico es malo, pero tampoco es algo totalmente errado ver como Chávez y él tienen formas similares de hacer política. También es triste ver que para las elecciones italianas, el elector medio tendrá que escoger entre el malo y el peor, y dejo al lector que escoja cuál es cuál, pero es triste que aquellos que no apoyan la izquierda no tengan otra opción que votar Berlusca.

Blogalaxia Tags: , , .

1 comentario:

  1. similar a lo que pasó en las últimas elecciones presidenciales en los EE.UU., que la gente tuvo que elegir entre Bush y Kerry, el malo y el peor o el peor y el malo, dependiendo de cómo se vea.

    Epa K-2, tú que estás mejor infomrado, ¿qué de los radicali, que supuestamente son liberales? Los amigos míos italianos los descartan de plano, pero bueno, ellos (mis amigos) son todos socialistas.

    ResponderEliminar