miércoles, marzo 22, 2006

¿Cuándo se irá?

Esa es la pregunta que me hago cada vez que lo veo dando declaraciones o concediendo entrevistas. Este tipo verdaderamente es pura demagogia. Según él, y varios de sus seguidores, él no es un líder, es EL LÍDER, amigo de grandes y poderosos, como Putin por ejemplo. Cree que cada vez que rebuzna, está relinchando. Y nadie le dice nada.

Lo peor es cuando uno lo ve hablando y le hacen preguntas incómodas, se molesta, cambia de humor, se enfurece. Esto se debe a que está acostumbrado a hacer monólogos, en donde él dicta las pautas; entrevistas con periodistas complacientes, que no lo ponen en dificultades. Porque las pocas veces que algún periodista lo ha puesto en dificultades, sobre todo recientemente, se molesta y ofende a éste. Dice ser inmune a la crítica, y debo concederle que es así, debido a que nunca les hace caso.

Cuando habla de su gobierno, dice que todo es maravilloso, que los demás se equivocan que quien tiene la razón es ÉL, y nadie más. Que el vino a salvar el país del desastre y que todo lo que había antes de él, lo habían conducido al desastre. Dice que gracias a ÉL, la economía ha mejorado, a pesar de que la calle dice lo contrario: precios altos e inflación es lo único que se ve.


En el plano internacional, se cree que es una gran cosota, que su desdén al protocolo es algo celebrado y no se da cuenta que da pena a sus compatriotas, y es motivo de burlas de los extranjeros. Se dice aliado y amigo de ciertos líderes realmente desagradables, y hasta hay veces que pareciera ser un títere de otros gobiernos.

Lo peor no es eso, lo peor es que desde que está en el poder se ha dedicado a hacer "reformas" (y sí, con comillas y en cursiva) legales que sólo lo benefician a él y a quienes le rodean. Sin preocuparse de hacer verdaderas reformas, sino de trabajar al mejor estilo gatopardiano, cambiar para que todo siga igual. Y a eso se le puede añadir como trata a quienes se le oponen: los responsabiliza de todo lo malo que ocurre en el país y de todos lo fracasos de su gestión. Si algo falla, la culpa no es suya ni de su gobierno, es de la oposición que no es responsable, que se dedica a fastidiarlo en vez de dejarlo trabajar. Sinceramente, con todos estos años en el gobierno, cree que aun es oposición.

Y si a todo esto añadimos lo imagen que tiene de sí mismo, vale la pena repetir que se cree EL GRAN LÍDER. Hace creer que es un trabajador incansable (si vale, nos creimos que trabajas 22 horas diarias, ni que fueras Kim Jong-il)y que estar en el gobierno es un gran sacrificio que él hace por su pueblo. Si tan sacrificio es, no sé porque tarda con todas sus fuerzas de mantenerse atornillado en el poder.

Sí señores, Berlusconi es una de las peores cosas que le ha pasado a Italia, y espero que en las próximas elecciones la gente vote y lo bote del puesto. Tristemente, la otra opción, no es precisamente la mejor. Pero bueno, esperemos que la cosa mejore.

...¿Qué?, ¿hay otro "líder" que podría reunir estas características y tener este comportamiento?, fíjate que no lo sabía, y yo que pensaba que eran exclusivas de Berlusca.Winking 5

Blogalaxia Tags: , , .

3 comentarios:

  1. hahahahha! cool! saludos desde Alemania!

    ResponderEliminar
  2. de pana pensaba que estabas hablando de otro lider.. aunque esos tipos como que en todos lados son iguales.

    ResponderEliminar
  3. Claro!... a mi me parece que estabas hablando de Bush!... aunque dudé cuando se afirmó "esperemos que la cosa mejore".. porque esa cosa no tiene remedio! Yosmary

    ResponderEliminar