miércoles, julio 19, 2006

Retornando a las actividades habituales.

Bueno, ya estoy reincorporado al Politecnico, he tenido que llenar mil y un planillas para que nos paguen los viáticos a mí y a mi esposa por todas las escuelas (cursos) y congresos a los que hemos ido. En total nos deben la bicoca de unos €1800, que bien pudieran haber sido gastados en un televisor de 32" pantalla plana. Sí, he de confesar que esa es una frivolidad, pero me gusta ver mis programas favoritos y las películas que alquilo en una pantallota digital. Sifrinerías de uno.

Retornando al tema de la última escuela a la que fui, ésta fue sobre "Materiales Compuestos de Matriz Polimérica", para no caer en detalles engorrosos, les dejo este link de la Wikipedia con la información correspondiente. Lo mejor de esta escuela fue el lugar donde fue hecha: la Isla de Isquia.

Isquia es una isla volcánica ubicada en el Golfo de Nápoles, diría como del tamaño de Coche, y muy popular (¡y cara!) como sitio turístico. Para llegar a ella se deben salvar dos pequeños escollos: el ferry y Nápoles. El primero es sencillo: basta llegar a las taquillas del puerto, comprar tu ticket, evitar los pedigüeños y hacer tu cola. El segundo no tanto. De todas las ciudades italianas que he conocido, Nápoles es la más fea, la más sucia y la más desordenada. Parece una Caracas con pocos buhoneros, pero de frente al mar y con más anarquía (creánlo o no). Ciertamente el trayecto entre el aeropuerto y el puerto no es el más bonito, y sé que no debería ser tan lapidario con mi juicio, tal como me dijo mi esposa, dado que sólo vimos una partecita. Pero igual, sigue siendo una ciudad fea y anárquica.

Nápoles - Negocio PlayeroDe lo que vimos en este trayecto, una de las cosas que más me sorprendió fue ver esta tienda que era idéntica a los negocios playeros que pueden observarse a lo largo de la vía de El Palito.



En mi opinión, lo mejor de Nápoles fue dejarla atrás: ¡adiós Nápoles!, espero no tener que vivir nunca allá...
Nápoles - Puerto y Castillo.

Una vez abandonada Nápoles, y con una hora de viaje se llega a Isquia. Como nombré al principio, esta isla es de carácter volcánico, lo que hace que todos los hoteles más o menos grandes ofrezcan curas termales dentro de su tarifa, o como en el que nos quedamos, tengan piscinas termales. En el hotel cuatro estrellas en que nos quedamos (italianos, ¡estos son sus impuestos en acción!Winking 5), ofrecían todos los servicios de un spa (a precios astronómicos) pero todas las piscinas tenían aguas con gran contenido mineral, es decir, eran saladas y tibias (había también una caliente). Por supuesto el sitio era precioso (ideal para quedarse remojando y no estudiar), pero hay que justificar los viáticos y fui a todas las clases Cry 2.

Del curso, bueno, sólo puedo decir que es increíble la cantidad de cosas que se pueden hacer actualmente con fibra de vidrio y/o carbono, además de las increíbles propiedades que pueden tener estos materiales. Y dentro de lo anecdótico, cabe decir que el uso progresivo de materiales compuestos para hacer materiales deportivos a contribuído, entre otras cosas, a mejorar el performance de los atletas que se dedican al salto con garrocha: el uso de materiales compuestos ha permitido que la garrocha sea simultáneamente más elástica y más resistente, permitiendo un incremento en la altura alcanzada. De hecho, nos mostraron un gráfico en el que se ve como la introducción de estos materiales provocó un despegue en los records olímpicos. Fue una escuela verdaderamente interesante pero con sus puntos bajos. Es una pena que hayamos tenido que volver.

Isquia - Castillo Aragonés desde cerca

Tips Isquia.
  • La isla tiene excelente medios de transporte público: los autobuses cumplen con el horario y van de un extremo a otro de ésta.
  • La pizza napolitana es más bulla que la cabuya: la probamos en dos sitios distintos y no nos gustó, nos pareció muy grasosa. Preferimos la auténtica pizza milanesa hecha por napolitanos.
  • Los negocios cierran al mediodia y abren a las 4:00 PM, así que olvídense de hacer comprar entre esa hora, no conseguirán nada (¡viva Italia, el país del horario continuado!)
  • La comida es un poco grasosa y bastante cara para nuestro gusto (él de mi esposa y mío).
  • En general son quisquillosos para servir el café: pedí un macchiato (véase un vulgar marroncito), y el mesonero no me lo quiso traer porque "eso no existe". La rabia fue mayúscula cuando otro día en el mismo restaurante una compañera pidió lo mismo pero a la dueña del restaurant y se lo trajeron. Nota mental: mentar madre y formar peo si no me quieren traer el puto café como a MÍ me gusta.
  • En el aeropuerto de Nápoles vi otra costumbre extraña con el café: te lo sirven con un vaso de agua. Debe ser para quitarte el sabor de boca.
  • Cuando se pide agua, los mesoneros normalmente te la traen con gas, se les debe decir expresamente que se desea agua no gasada.
  • Escuchando viejas canciones italianas, me dí cuenta que hay muchísimas versionadas en español, tales como aquella que cantaba Melissa "Yo soy una señora", y otras tantas.
  • Los italianos son unos bárbaros comiendo.
  • Es jodido entenderle el acento a algunos napolitanos. Hay que hacer un esfuerzo enorme.


, ,

10 comentarios:

  1. Pero bueno K-2, ¿los napolitanos no hablan italiano, o es que son regionalistas y no quieren hablar mas que dialecto? ;)

    Saludos.

    PD: Y los milaneses no tienen un dialecto mas dificil aun?

    ResponderEliminar
  2. En general, en las regiones italianas, los nativos prefieren hablar en dialecto más que en italiano, sin ninguna consideración regional en particular. Por otro lado, NUNCA he oído el dialecto milanés. Me dicen que es muy parecido al catalán, pero el no oirlo se debe a la gran cantidad de inmigrantes de toda italia, y del exterior, que prsenta Milán lo que ha hecho que el milanés sea un dialecto en vías de extinción: el italiano es la única lengua que todos hablan.

    ResponderEliminar
  3. Toda una experiencia eso de tu post-grado, que interesante suena.
    En la carrera solo vi una materia sobre materiales de ingeniería y fue excelente. Yo tuve que exponer sobre super conductores.

    Saludos y éxito.

    ResponderEliminar
  4. En Argentina tambien sirven el café con un vaso de agua (y una masita)

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy en Salerno y te puedo decir que:

    Desgracia del Sur de Italia, y me dicen, de España: Esos horarios pensados para el almuerzo y la siesta.

    Bien raro que la pizza y la comida en general fueran grasosas??? A menos que solo comieras en una rosticceria/friggitoria/sfizioseria o similar de comida "rapida" napoletana.

    Cara???? No en Napoli, y tampoco en Salerno. Eso debe ser en Ischia y Capri.

    Aqui en Salerno tenemos la mejor mozzarella y la pizza es muy buena...

    Aqui yo he pedido caffe macchiato. El vaso de agua me lo han dado en Roma.

    No hablan con acento. Es que hablan 50 a 95% de dialecto. El dialecto mas cerrado suena un poco como portugues con pizcas de frances. No, no es chauvinismo de parte suya, al menos en el sentido clasico de los franceses. Son simplemente asi... si les hablas en italiano, veras que todos lo saben, pero el dialecto es lo que hablan con los amigos y en familia. Mi opinion desde las ramas es que no es el napoletano el que esta en peligro por hibridizacion con el italiano, es el italiano el que esta en peligro.

    Los napoletanos tienen un repertorio tan amplio como rico de canciones, obras teatrales, poesia, proverbios, recetarios y pare de contar... en su propio "dialecto". Una de las primeras cosas que me sorprendio llegando a Italia fue ver una vieja pelicula de Sofia Loren "en italiano", porque lo que ella habla es napoletano.

    ResponderEliminar
  6. Lorenzo: no comí en ningún sitio de, por decirlo de alguna manera, fast food a la italiana, más bien restaurantes, tanto en la calle como en el hotel, por lo tanto será algo de la cocina de la isla la manía de echarle tanto aceite a las comidas. Es más, me atrevo a decir que es por la gran cantidad de turistas no italianos quienes no tienen punto de coparación y no saben lo que es una buena mozzarella.

    Y sí era acento, porque quien habló fue uno de los conferencistas y hasta los napolitanos presentes en la sala les costó entenderlos. Saludos.


    Efectivamente, los precios de la comida corresponden a un sitio turísitico como Ischia más que a un sitio del sur.

    ResponderEliminar
  7. Creo q el ultimo post no acepta comentarios.
    Revisate este articulo de estos bloggers q sigo tienen una posicion q creo parecida a la tuya y si se quiere a la mia tambien.

    http://lebanesebloggers.blogspot.com/2006/08/where-are-we-going.html

    El blog todo mantiene buena cobertura del conflicto del lado libanes, a juzgar por cada uno.
    Later!

    ResponderEliminar
  8. Llevo algo más de un año estudiando el milanés, soy de Vigo, y querría puntualizar algunas cosas sobre este tema:

    1.- El milanés aún se habla bastante, no tanto en la ciudad, pero sí en otros pueblos y ciudades de los alrededores en los cuales no hay tanta emigración.

    2.- El milanés no se parece tanto al catalán. Se parece en algo de vocabulario, por lo demás, no le veo parecido, ni en la pronunciación ni en la gramática...

    ResponderEliminar
  9. Respondo tus dos puntos:

    1)Inmigración más que emigración: la gente que llega fuera de Milán, sean extranjeros o de otras regiones de Italia tienden a hablar y aprender el italiano, relegando el dialecto a un segundo puesto. Con el crecimiento de las ciudades, no me sorprendería en lo más mínimo que desapareciera el milanés.

    2) En cuanto al parecido del milanés y del catalán, no hablo ninguna de las dos lenguas y lo del parecido que cito se debe al carácter anecdótico que me han contado gente que habla una u otra lengua. Para darte un ejemplo, la abuela de una amiga que estuvo en Barcelona siempre le decían lo bien que hablaba el catalán cuando ella lo único que hablaba era el milanés.

    ResponderEliminar