martes, noviembre 08, 2005

Los rusos y sus cosas

Recientemente en un post en el blog de Factor Común Cero (FCC pa'abreviar), este me dice que deje la ladilla de recomendarle el Demidovich porque realmente es un libro "muy enfermo". Y ciertamente, me he dado cuenta en mi experiencia que los libros científicos hechos por los rusos pueden son filosóficos: una vez que lo lees empiezas a dudar si en VERDAD sabes algo del tema del que escriben. Y no sólo son los libros, también los artículos científicos que publican que te hacen ver que, quiéranlo o no, los rusos fueron potencia y que en cualquier momento se re-potencian. Tomemos el caso del libro de Análisis Matemático (así se llama) que acabo de nombrar, el Demidovich, es un libro con ejercicios que comienzan siendo una estupidez a terminar siendo una cosa que va más allá de todo lo que normlmente te puedes imaginar. Pero eso no es lo más interesante, no, para nada; lo más interesante es ver que cada método para resolver integrales, ecuaciones diferenciales y demás, que lleva el nombre de un matemático europeo, tiene un equivalente ¡RUSO!. Believe, it or not!

Pero algunos dirán: - esa es paja tuya. Y no, no lo es. Hay un libro hecho por un ruso sobre inhibitores orgánicos de corrosión, hecho por un tal Kustnesov, y es el libro más jodido de entender que he leído en toda mi vida sobre inhibitores, y no es precisamente porque esté en inglés. Lo más arrecho de la vaina es que el autor es LA eminencia en el área: citado, nombrado e invitado en cualquier cosa que se respete en el área. Los artículos que escribe el tipo son realmente de otro mundo: puedes sentarte por horas pensando "¿Cómo coño llegó a eso?", y todas sus medidas son hechas de forma sencilla y elegante, el peo es cuando las interpreta.

Para terminar con los ejemplos, en un reciente post de Kbulla hago referencia a un libro de Química Orgánica made in the USSR que, a decir la verdad, no es tan complejo pero tiene distintas cosas útiles que un químico puede hacer para divertirse: como hacer nitroglicerina y trinitrotolueno (TNT), hidrogenar margarinas, y otras cosas divertidas que un químico con suficiente tiempo libre NO debería hacer. Pero bueno, esos son los riesgos de los libros de química orgánica.

Así que recuerden: un libro o un artículo científico ruso va a contener toda la información que necesita sobre un tema, el detalle está en que logre entenderlo.

Saludos tovarich.

K-2ky

6 comentarios:

  1. Gracias, K-2 (respecto a los de las asociaciones de venezolanos en Italia).

    ResponderEliminar
  2. Estas hablando de uno de los pocos paises donde el ajedrez es deporte nacional. Que hay de extrañar que sean tan buenos en las ciencias y en matematica?

    ResponderEliminar
  3. No, no me extraña que sean buenos en eso, me extraña que siempre usen soluciones rebuscadas incluso para problemas sencillos, aunque a larga demuestran la razón de esa complejidad, como ejemplo está un artículo que leí sobre GPS's y el sistema satelital ruso goza de una precisión mayor que la de su par estadounidense debido a que ellos se molestaron en usar un sistema de triangulación más sofisticado, junto que otra serie de cosas que al comienzo son más comlejos pero que a la larga simplifican el proceso de adquisición de datos.

    ResponderEliminar
  4. Es que en esos tiempos no existia la television, y de seguro tenian que matar el momento jodiendo la paciencia... Esos ejericios son anti-estudiantes, son pro-superdotados.Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando comenze a estudiar ingenieria compre el Demidovich, primero porque era barato--editorial MIR y segundo porque los rusos son los cocos en matematica. Asi se les tiene incluso en los Estados Unidos, donde los profesores se les arrodillan a los estudiantes rusos por mas sandeces que escriban matematicamente hablando, hasta tal punto llega el paradigma que esgrime que los rusos son el non plus ultra. Para seguir con el cuento, posclaro que no entendia ni papa de los libros de analisis rusos--al principio. Demas esta decir, que no me sirvieron para nada los 5 primeros semestres de la carrera. Tuve que recurrir a Thomas para entender las profundidades del analisis. Es en este punto que decidi regresar a Demidovich una buena man~ana, solo para darme cuenta que la razon por la que no entendia ni papa, no era porque el libro estuviese escrito en prosa matematica a nivel de los dioses, sino por el pobre contenido pedagogico, el mucho mas pobre metodo editorial y los millares de errores contenidos en las ediciones MIR. Pues despues de este espeluznante decubrimiento, el libro fue a parar al pipote de la basura. Lo mismo me paso con una decena de libros rusos--de MIR, algunos de los cuales--de valor referencial para mi, preferi comprar en Estados Unidos, donde las traducciones eran mas limpias y a pesar de la pobreza pedagogica aun se le podia extraer algo a esas obras de origen ruso.
    Que te puedo decir, por mi experiencia, ambos con libros con "matemaricos" rusos no me parecen nada del otro mundo. Solo tal vez que los ponen a trabajar como burros y parece que se forman en una cultura donde si no hay sudor y sangre, las soluciones son consideradas de poco valor--no se digo yo.

    ResponderEliminar
  6. Elijah, coincido contigo en que pedagógicamente habalndo el Demidovich es una basura, pero tiene ejercicios muy buenos (tal vez por lo complejos que son). Afortunadamente, tuve profesores que explicaban claramente la materia (o al menos eso parecía), y no necesitaba contar con las explicaciones del libro.

    Por cierto, los libros MIR tienen una porquería de encuadernación, pero nada que no haya visto antes en otros.

    Te comento que el Kustnezov sobre inhibidors orgánicos está escrito de forma tal que tengas que leer cada capítulo 3 veces. Yo creo que ellos tienen la filosofía de "¿por qué hacerlo más fácil si se puede hacer más difícil?" (algunos dicen que ese es el lema no oficial de la Simón).

    Y seguimos en los mismo, más difícil de entender no significa mejor, aunque muchos de sus trabajos son muy buenos.

    ResponderEliminar