miércoles, febrero 09, 2005

I am back!

OK, después del estrés del viernes, de haber mandado los respectivos mails diciendo lo que dejé sin hacer, nos pusimos en camino para tomar nuestras muy merecidas vacaciones en ¡¡¡¡¡VENEZUELA!!!!!.. Sí, mi amada esposa y yo estamos de retorno en el país, visitando familia y amigos. Llegamos en el domingo, en vuelo de Alitalia (el AZ666, el vuelo de la bestia) y mi esposa en el de Iberia...Por razones ajenas a nuestra voluntad tuvimos que viajar separados, terrible error, que paso a explicar.


El avión, el avión...


Debido a que viajamos separados porque no fue hasta el final que supimos que íbamos a poder viajar juntos, yo compré mi pasaje por Alitalia unas semanas antes (debo resolver muchos problemas de orden burocrático), así que tuvimos que compramos el pasaje de mi mujercita después, por Iberia (la opción más barata). El detalle fue que nos tuvimos que parar tempranísimo, para poder llegar a tiempo al check in del aeropuerto porque ella salía del aeropuerto de Linate (dentro de la ciudad) y yo de Malpensa (a 50 minutos en autobús), .


Llegando al aeropuerto, recivida la tarjeta de embarque y haciendo la cola para entrar en el vuelo, pasa algo increíble: Alitalia se retrasa. Sí, Alitalia de mostrando por qué está en crisis y por qué el gobierno italiano ha debido inyectarle dinero... de nuevo. Así que esta pequeña crisis que sufrimos se debió a que intentaron meter a una persona discapacitada en el avión, y les fue difícil, y para completar el autobús que lleva a al gente del aeropuerto al avión se rompió, y nos hicieron esperar unos 20 minutos... Durante la cola conocí una vieja gringa-holandesa de unos 56 años, que luego me dijo, que había sido deportada de USA por ilegal: más de 20 años viviendo en USA, y resulta que no había obtenido la nacionalidad y eso que se había casado con un gringo. Cuando me dijo eso, ya algo malo se olía, pero en la cola era aún muy temprano...


El vuelo.


Al abordar el avión, la vieja me dce que por qué no nos sentamos juntos. Yo estuve de acuerdo, total, hasta ahora me había reido un rato con ella y para un vuelo de más de ocho horas, es bueno tener alguien con quien hablar.


Sentados juntos, la vieja comenzó a hablar conmigo y a contarme de su vida y obra (sus hijos, como fue deportada, etc etc etc.), y de su vida en Holanda. El primer detalle que debió ponerme en guardia fue cuando dijo que tenía el cabello muy lindo: durante este año en Italia me dejé crecer el cabello y mi esposa me lo ha cudado esmeradamente, ergo, se ve bien (hasta mi madre lo reconoció). La segunda mala señal, que no supe interpretar en mi inocencia, fue cuando dijo que era buenmozo... Como mi madre, mi suegra, mis tías, etc., me han dicho siempre eso, lo desestimé pero olvidé que a pesar de que una persona pueda ser tu madre, o padre, no quiere decir que te vea como tu hij@...


Durante el vuelo, la vieja (y sí, pienso seguir llamándola así, despectivamente) empezó a tomar como buen representante de la cultura anglosajona: como una posesa. La razón que adujo es que el alcohol la ayudaba a calmar sus nervios, metiéndome ene embarazo cada vez que quería más caña. El alcohol obró en ella sus propiedades desinhibidoras: me comentó lo mucho que extrañaba a su marido, un negro africano de Togo que viví ilegal en Holada, y conquien quería casarse para darle la visa. Nunca me dijo la edad del galán, pero intuyo que sería joven. Es en ese momento cuando empieza a meterme mano y yo no sé que hacer, empieza a agarrarme y a decirme que si fuese más joven no me pelaría, y seguir pidiéndome que le agarrara la mano porque las turbulencias la asustaban. Ya en ese momento, sadiquado y vejado, no me quedó otra que encomendarme al señor, y agarrar la vieja que estaba cagada y prendía con el aterrizaje.



Mentando madre y llamándome de pendejo para abajo, cuando el avión toca tierra, salgo casi que volando para coger mi equipaje de mano y escaparme de la susodicha vieja. Casi que corro hasta la aduana, en donde me fui por la cola que había menos gente, agarré mi maleta rapidito del rollo donde reparten maletas y salí a buscar a mi familia y a esperar que llegara el vuelo de Madrid, donde venía mi amada.



Con mis padres y hermano todo fue besos, sonrisas y abrazos, les encantó como me queda mi pelo largo, que no veo gorod a pesar de comer pasta como un loco. Entrega informal de regalos en el aeropuerto, besos y más halagos. Nada como la familia para hacerte sentir bien.



La llegada.


Con la llegada de mi esposa, sentí un influjo de amor hacia ella y luego de contarle todo, ella se dió cuenta de por qué estaba tan excesivamente cariñoso. Fuimos a casa de mis viejos. El martes salimos por autobús a Maracay, de donde es mi esposa donde nos recibieron con la misma alegría los padres y una de las hermanas de ella.


Así que, por un mes estaré en tierras Venezolanas.



K-2, venezuelan mode.


7 comentarios:

  1. ¿Tú estás seguro que no era Mimi Lazo?

    ResponderEliminar
  2. Bueno leí tu cuento con atención. Imagino el mal ratoque pasastes en el avión. Muras horas intensas calandote semejante GUACAMAYA. Sólo me viene a la mente algunas interrogantes. Qué tal que hubiese sido una carajita linda, joven, con cabellerera hermosa? Hubieses pensado igual?... Si la joven te aborda y se te va encima?.. Que pasaría si esa supuesta carajita de mi cuento te gusta y te creos bello como tu mismo dices, cabello hermoso, largo, algo delado de cuerpo y tu al aprovechar tenerla al lado, ella asustada busca que le tomes la mano. Estoy seguro mi pana, visto que soy hombre como tu que en este momento tendrías su número de teléfono y dirección y ya hubieras efectuado varias llamadas para concretar tu levante... Digo yo?...je je je PD: Pobre vieja.

    ResponderEliminar
  3. Que bolas!. Te pelaste ese bonche. Arrugon!

    ResponderEliminar
  4. Al Sr Kbulla: no era Mimí Lazo, desafortunadamente. Al Sr Bandido: era fea cual carro por debajo, y mira, nunca me ha pasado eso con una carajita, y realmente, no creo que me pase. Sr Anónimo: repito a lo de Bandido, era fea y gorda, gracias, mi esposa está mucho más buena.

    ResponderEliminar
  5. Tranquilo... era sólo unas interrogantes que me plantié... Pero me recuerdas a un amigo que siempre decía que el era monocuco siendo casado. Un día alguien lo encontró con una novia y le dijo bueno tu noeras monocuco?...y este contestó....si claro que sí y lo mantengo... Sólo que soy monocuco porqué cuando veo una c... me vuelvo muy mono.... je je je

    ResponderEliminar
  6. JA JA JA, tas como grande para ser tan ingenuo, pero ¿Qué le vamos a hacer? Mira ¿Y cuándo te vemos la cara por aquí por Caracas?

    ResponderEliminar
  7. hola, espero que la pases muy bien en tu pais, disfruta y sigue escribiendo así jajaj saludos desde Valencia, gracias por tus visitas ;-)

    ResponderEliminar