jueves, agosto 23, 2007

Lecturas de Verano: Harry Potter y las Reliquias Mortales.

El 21 de julio pasado salió la novela que concluye la saga de "Harry Potter", por supuesto, yo lo compré. Lamentablemente decidí comprarlo en Amazon, lo que hizo que este llegara a la casa con una semana de diferencia pero con un ahorro de unos €4.00 con respecto al precio en el que se conseguía en las librerías de Milán. Lo peor es que debí esperar a que mi esposa terminara de leerlo, dado que la gran fanática es ella, no yo. He de decir que realmente disfruté del libro, aunque algunas veces su lectura fue un poco pesada, y la forma en la que la Rowling aclara las distintas dudas que aparecen a lo largo de la serie no me fueron del todo satisfactorias, pero que se le va a hacer, es su personaje, ella puede hacer y deshacer con él como quiera.

Hay un par de cosas que me gustaría comentar en relación al libro, y no son precisamente opiniones con respecto a la trama o especulaciones del tipo "¿qué hubiera pasado si...?", lo primero lo dejo a los "spoilers", mientras que lo segundo se lo dejo a los "fanboys/girls" que pululan en Internet. El punto de este post es hablar un poco sobre la reacción del público hacia este libro, dividida entre el desprecio y el fanatismo más exacerbados, con poco espacio para la indiferencia, cosa que no se ve todos los días. Empecemos con los fanáticos, que son más fáciles de criticar, para luego pasar a los aguafiestas.

Fanáticos.

Una de las cosas que caracteriza al fanático, o fanboy/girl (para utilizar el término en inglés), de este siglo XXI es su capacidad de esperar en una cola por días esperando el motivo de su fanatismo, como los tipos que se quedaron esperando por días esperando el estreno de los nuevos episodios de la "Guerra de las Galaxias" o las películas de "El Señor de los Anillos" (muchachos, las entradas se podían conseguir por Internet); o aquellos que se mataban para entrar a las tiendas electrónicas para poder comprar alguna consola, como el X-Box 360, la Playstation 3 o el Nintendo Wii (muchachos, podían reservarlas con un mes de antelación, comprarlas por Internet o esperar que llegaran más a las tiendas). Los fans de Harry Potter no podían ser menos, por lo que diversas librerías a lo largo y ancho del mundo organizaron eventos especiales para tan magna fecha: aperturas a medianoche, gente que iba disfrazada a leer el libro, niños y adultos compartiendo para poder leer un libro. Y esto último, en mi opinión, le daba en un toque especial: todo este caos era debido a un libro. Pero aun así, no entiendo por qué había gente que no podía esperar hasta que abrieran las librerías en su horario regular. Este tipo de comportamiento obsesivo-compulsivo, sinceramente, no puedo entenderlo.

Pero mi falta de entendimiento respecto al por qué de este comportamiento, no quiere decir que no lo respete, a fin de cuentas, es gente común y corriente como uno que se está divirtiendo de una manera poco convencional. En pocas palabras, se están tripeando su vaina sin molestar a nadie. Lamentablemente hay gente que no lo ve así y prefiere arruinarle la vida a estos fanáticos, éstos son los llamados spoilers, aguafiestas que encuentran una especie de satisfacción morbosa en arruinarles la nota a estos fanáticos por el simple hecho que no entienden que le ven al libro del maguito ese.

Aguafiestas.

Estas personas son los tipos que se dedicaron a publicar de manera poco sutil la trama del libro, así como revelar su final y las cosas que sucedían dentro de éste, con la intención de molestar a la gente. Son esos los que llaman al libro "basura comercial", y que sugieren que su éxito se debe únicamente a la calidad del departamento de mercadeo de su casa editorial. Quien piensa así, peca de ignorancia: los primeros volúmenes de la saga salieron sin mayor publicidad, editados por Bloomsbury, una pequeña y oscura casa editorial inglesa que no disponía, en ese momento, de los medios para promover una campaña comercial de grandes magnitudes. El gran agente de mercadeo de los libros de Harry Potter fue el boca a boca: el pequeño Timmy vio el libro y le pidió a sus padres que se lo compraron; luego le comentó a sus amiguitos, Amy y Jhonny, lo bueno que era, y éstos le pidieron a sus padres que lo compraran. Y así, boca a boca, el libro se convirtió en un éxito, siendo traducido en todo el mundo. Para cuando Harry Potter se transforma en el fenómeno comercial que es ahora, con películas y demás, ya estaban publicados los primeros cuatro libros de la saga. Ahora bien, los críticos amargados resaltan sus debilidades argumentales, señalan que su universo es un tanto distópico y oscuro, y contiene de manera velada ciertos prejuicios, no significa que el libro no tenga méritos o que su lectura es desaconsejable, simplemente significa que no es perfecto.

Pero retornemos a los aguafiestas, para mí éstos son aun más enigmáticos que los fanáticos: ¿qué placer puede haber en arruinarle la lectura a alguien?. No entiendo aquellos que tienen un mórbido placer en decirles a la gente como termina el libro, o a decirles que son víctimas de la comercialización de la lectura y que esos libros no aguantarán la prueba del tiempo, etc., etc., etc. Parecen no soportar que alguien disfrute leyendo esos libros. Creo que son los mismos que viven sólo para hablar mal de los libros de Dan Brown.

Por cierto, entre aquellos que parecen detestar esta serie de libros hay una especie bastante extraño y que recuerdo haber leído en algún blog de noticias, en el que un comentarista a la noticia de la salida del libro decía algo así: "como es posible que se preocupen por ese tipo de cosas, cuando hay niños muriendo en las calles". Supongo que la persona que escribió eso es alguien que no come, ni bebe, ni sale porque hay niños con hambre en las calles y hay pobreza por doquier en Venezuela. De hecho, escupe hacia arriba al hacer un comentario del género: alguien tan preocupado por el bienestar de la humanidad no debe preocuparse tanto si tiene tiempo para halarle las orejas a quienes está pendiente de semejantes frivolidades. Al fin y al cabo, ¿de qué otra forma podría haberse enterado si no se dedicaba constantemente a velar por los pobres niños hambrientos?.

El Libro.

Luego de haber criticado los dos extremos de quien compra y lee estos libros, no me queda sino agregar algunas criticas a este libro:
  • En este libro, Ron es particularmente insufrible.
  • Hermione no sólo es la nerd/geek residente, de paso posee una madurez y capacidad de reacción superior a sus años.
  • Neville se la come en este libro.
  • Las muertes de los personajes son excesivamente dramáticas.
  • Voldemort es puro ego como villano.
  • La tensión romántica del libro es mal llevada en algunos momentos por la Rowling.
  • El obituario de Dumbledore es demasiado lacrimoso, y la entrevista de la Skeeter demasiado amarillista.
Tengo otras criticas, pero si Ud. amig@ mío, le han gustado los otros libros de la saga, no pierda su tiempo, cómprelo y disfrutelo, no es el mejor de la serie, pero es bastante agradable.

, ,

1 comentario:

  1. ok lo reconozco soy casi del tipo fangirl... (me falto solo hacer la cola pero no quise llegar a tanto, me parecia ilogico) claro no lo compre en amazon porque la espera de una semana me parecia mucho respecto a lo que me podia ahorrar y ademas queria leerlo antes de que llegara un aguafiesta a decir que pasaba!!!.
    Me lo tripee como dices tu, me gusto y tampoco me quedè 100% feliz con el libro pero como dices son sus personajes y ella puede hacer lo que quiere con ellos.
    En fin que una de las cosas que mas me gusta de los libros es el universo que se creo la tipa y no la historia en si. -Como Snape's fan- no puedo aceptar la historia mega-cursi de porque se volvio al lado bueno, pero que le podemos hacer!!!
    Saludos!
    T.
    pd:nunca me gusto Harry y la hermoine no solo es la super nerd si no que durante todos los libros salvo la patria, es mas como feminista deberia exigir que cambiaran los libros y fuese ella la heroina, al final siempre sabia que hacer, como, cuando y porque!!!. Ron ni hablar, es demasiado, demasiado -sin adjetivo-

    ResponderEliminar