miércoles, octubre 12, 2005

Vacaciones: Granada.

"Dale limosna mujer, no ves que es ciego y vive en Granada"
Leyenda en diversos suvenirs de Granada.

Después de dedicarme a leer y dejar comentarios en blogs ajenos, en vez de hacerlo en el mío, he retornado a hacer un post. Mil disculpas a aquellos lectores fieles1, como aquel anónimo que me dijo que siguiera escribiendo, que se preguntaban por qué coño tengo tanto tiempo que no escribo una línea. Las razones son múltiples: me daba ladilla, es más fácil dejar comentarios en otros blogs, tenía mucho trabajo, mi hermano me vino a visitar y mira, un sin fin de excusas que pueden rayar en lo ridículo (es culpa del bloguero anterior¿?, de los golpistas, cayó el tipo de nieve incorrecta, etc etc etc). En fin, sin más preámbulos, vamos directo al punto, y éste es retomar mis posts anteriores (éste y éste) en donde hablaba de mis vacaciones. Hoy tocan Granada y la Alhambra. Así que aprieten sus cinturones, y preparense a ver las fotos de tan maravillosos lugares (las mismas que uds. tomarían de ir para allá).

Saliendo de Alicante.

Terminado nuestra breve estadía en Alicante, cogimos carretera y dejamos atrás La Comunidad Valenciana para adentrarnos en Murcia y luego llegar a Andalucía. Lo primero que el viajero nota al llegar a esta región española es la gran aridez de la misma: parece un desierto. Un desierto que es mantenido con vida gracias al ingenio de la gente que vive en esta zona, porque a pesar del calor y la falta de agua, a lo largo de carretera se ven plantaciones y más plantaciones de cítricos, así como de olivos. Este paisaje semidesértico nos recordó una cosa bastante interesante, los spaghetti western (en especial aquellos de Sergio Leone) fueron filmados en esta zona, y viendo los paisajes, verdaderamente uno no puede dejar de pensar en que se está en Arizona o alguna región del Far West gringo. Equis. Después de contemplar el paisaje, y echar gasolina, proseguimos nuestro viaje.

Granada.

Cuando se llega por autopista a Granada, la aparición de ésta es como sorpresiva, debido a que subes una colina más o menos empinada y es sólo cuando llegas a la cima que ves la ciudad explayada ante ti. Ciertamente que corre un río, pero de Granada no puede decirse que esté precisamente en un valle, al menos no en el sentido caraqueño, más bien parece una explanada entre varias montañas de diverso tamaño. Admirando la vista, descendimos bordeando la ciudad (maldita Guía Michelin), y caimos en el centro de la misma (bastante caótico debido a unas reparaciones). Buscamos el hotel y luego de acomodar nuestras cosas, decidimos dar una primera vista a los lugares turísticos.

La Catedral de Granada fue el primer lugar al que fuimos. En ésta reposan los restos de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, y exhibe una gran cantidad de reliquias relacionadas con éstos y la Reconquista. Entre las cosas relacionadas con la Reconquista, está un "nicho", a falta de una mejor palabra, en el que se observa al apóstol Santiago en ropas de guerrero, bajo la forma de lo que fue llamado Santiago "Matamoros", y es con esta referencia que me adentro un poco en la historia de Granada y la Reconquista de España (muy por encimita, claro está).



Isabel de Castilla y Fernando de Aragón

Como varios sabrán, Santiago Apóstol, específicamente Santiago el Mayor, es el patrono de España, ya que la tradición nos dice que es él quien evangeliza estas tierras. Durante la Reconquista, su figura fue utilizada como un símbolo para galvanizar a los cristianos contra el moro invasor, por eso su figura es representada en diversas ocasiones con ropajes de guerrero, y con cabezas de moros a sus piés, por eso es llamado Matamoros. Como detalle interesante, durante la época de la Conquista de América el santo es representado en la misma actitud guerrera sólo que en vez de mostrar cabezas de moros a sus piés muestra cabezas de indios, pasando de Matamoros a Mataindios. Por cierto, como nota curiosa, Carlos V es representado en diversas pinturas con los vestidos del santo, matando a unos o a otros en el nombre de la fe (por supuesto).

Dejando por un momento la historia del arte y de sus símbolos, y ya que pronto pasaré a hablar de la Alhambra, creo que es necesario introducir un poco de historia del último reino musulmán, el reino de Granada. Para empezar, ubiquemonos en la época de la creación del mismo: es el año 1232, el imperio almohade está en descomposición y un bravo guerrero de nombre Muhammad ibn Yûsuf ibn Nasr conquista los territorios de las actuales provincias de Málaga, Almería y Granada, y funda un sultanato que tiene como capital la ciudad de Granada. Este será el inicio del Reino de Granada, el cual llega a su fin en 1492 (¿les suena la fecha?) cuando los Reyes Católicos conquistan esta ciudad. Pero volvamos a los inicios de este reino, Muhammad ibn Yûsuf ibn Nasr, o para hacerlo más corto Muhammad I, es el primero de la dinastía que gobernará este reino, la dinastía de los Nazaríes.


La Alhambra
El reinado de los nazaríes se caracterízó por ser relativamente tolerante desde el punto de vista religioso: los judíos, perseguidos por cristianos y almohades, fueron acogido de buen grado en el reino, mientras que los cristianos fueron tratados con relativo respeto (cierto, habían cristianos que eran esclavos pero eventualmente podían comprar su libertad): existían relaciones comerciales con los estados italianos, al mismo tiempo que la escolta del sultán era totalmente cristiana. A pesar de esa relativa tolerancia, los nazaríes enfrentaron innumerables sublevaciones al interno de sus fronteras, que unidas a sus constantes luchas intestinas y al progresivo incremento de la amenaza cristiana, terminaron por acabar con el sultanato, así como la definitiva expulsión de los musulmanes de la península ibérica. Pero esta no es una crónica de lo reinos musulmanes en Al-Andalus, pero esta dinastía, los nazaríes, es la que crea el más maravilloso monumento de arte islámico en España: la ciudad palatina de la Alhambra.

La Alhambra, efectivamente, era el palacio de donde los nazaríes gobernaban su reino. Este gigantesco y hermoso palacio no siempre fue así, ya que en un principio no era más que un simple fortín, debido a su posición estratégica en las colinas de la ciudad, para luego convertirse en la sede del reino: la capital sobre la capital. La ciudad palatina que conocemos actualmente, debe en buena parte su forma a los reyes Yûsuf I y Muhammad V (los nombro sólo para la crónica).

La impresionante belleza de la Alhambra hizo que los reyes católicos no la tocaron cuando la tomaron, e hicieron de ella su hogar. Carlos V tampocó la tocó mayormente, sólo construyó un mamotreto delante de los Palacios Nazaríes y unos apartamentos al final de los mismos, que no hicieron mayor mella en la belleza del edificio. Y ya que estamos hablando tanto de ella, es justo dedicarle un aparte propio y único, del cual hablré próximamente.

Tips Granadinos

  1. La mejor forma de entrar a la ciudad por auto es utilizando la perimetral que bordea toda la ciudad. No usen atajos panorámicos.
  2. El acento andaluz es bien jodido de entender, no crean que por hablar español no van a tener que hacer un esfuerzo para entenderlo.
  3. El transporte público es bastante eficiente, y las señales viales todo el tiempo te dicen hacia donde queda la Alhambra Winking 2.
  4. Cerca de las atracciones turísticas hay bares de tapas a granel, uno para cada bolsillo.
  5. Otros tips para cuando toque la Alhambra Winking 2.
K-2.

1También incluyo a los lectores infieles.

2 comentarios:

  1. Muy bueno tu Post.... muy "turístico"...
    Y ojalá no se "empave"... saludos.

    ResponderEliminar
  2. No pos ya se a quien preguntarle cuando vaya algun dia, este es uno de los musts de todo trotamundos :)

    ResponderEliminar