viernes, diciembre 17, 2004

De limosnas y mendigos.

Leyendo los comentarios de ayer me topé con éste escrito por Caribe (si tienes blog, déjame la dirección para cuando haga referencia a ti, gracias):



"Lo de los mendigos, me di cuenta estando en Europa q son un negocio, esta bien q no los jodan pero q trabajen x dios! Igual aca cuando piden, piden y en frente tienen un cartel de HELP WANTED, FLOJOS punto! en latinoamerica tal vez lo justificaria y sin embargo en la Argentina la gente pide comida no de gratis, te ofrecen limpiar el jardin o el carro. Vamos q eso es tener dignidad!"



Eso me hizo pensar un poco, sobre todo en la gran cantidad de gente que ves pidiendo en las calles. Lo primero que uno piensa es que lo que el dice es un poco insensible, pero si lo meditas un poco, razón no le falta, porque entre ellos habrá quien mendiga por verdadera necesidad y quien lo hace por no querer trabajar. Entre estos últimos, vale la pena nombrar un grupo que se ve casi siempre cerca de la Catedral (El Duomo) que está compuesto de jóvenes de ambos sexos, no más viejos que yo, italianos, en perfectas condiciones físicas y mentales, y que se sientan con unos perros a pedir plata. Al verlos lo que te entra es indignación, no sólo porque se ve que pueden trabajar tranquilamente, sino que lo peor es que la gente les da plata. Sí, así como lo ven, la gente les dadinero a pesar de verse jóvenes y lo que están haciendo es estar echados envueltos en una manta acariciando los perros. Y hay otros aun peor, estos se apuestan sólo viernes y sábados en la noche, bien vestidos, a pedir plata. Yo supongo que pedirán para pagarse la entrada a la discoteca o algo así, pero una vez más lo peor no es que pidan, es que la gente les da, y si lo hacen siempre es porque les dan cuanto necesitan, ¿no creen?.



Hay otro grupo de mendigos compuesto principalmente por personas mayores, que sí se les ve en la cara que lo necesitan y les da vergüenza pedir, mientras que hay otros que no dan esa idea. Entre estos hay una señora (todo en la plaza del Duomo), que de tanto en tanto la gente se para a hablar con ella y parece que a convencerla que deje de hacer eso, parece que lo hace no por necesidad sino para llamar la atención.



En el metro, tranvías y autobuses suele estar otro grupo, mayoritariamente extranjeros, que se lamentan y te lloran pidiendo un poco de dinero porque son pobres, tienen hambre y deben darle de comer a sus familias (a veces piden con un bebé en brazos, o hacen que un niño pequeño pida por ellos). Lo interesante del asunto es verlos antes de que aborden la unidad hablando entre ellos: tranquilamente, y hasta alegremente, sólo con ropas viejas, pero al entrar en la unidad, se trasmutan en seres lastimosos que piden compasión. Dentro de este grupo lastimoso hay unos con pinta de árabes que se apostan cerca del supermercado donde compro, que se arrodillan de frente a una latica vacía de atún rogando compasión y unas pocas monedas, quienes se turnan dependiendo de la hora y el día (el de la mañana es distinto al de la tarde). Lo indignante es la pose de sumisión que adoptan que en vez de dar lástima, lo que da es repulsa.



Personalmente, prefiero darle dinero a aquellos que se ven muy mal o explotados (como niños pequeños), o a aquellos que tocan algún instrumento, al menos esos últimos están tratando de ganarse unas monedas tocando y alegrando a los pasantes con su música. Es una pena que haya gente que se vea reducida a pedir limosna en la calle, pero se debe ver quienes de ellos son en verdad son desesperados o simplemente unos vivos...



K-2

4 comentarios:

  1. No le des dinero a los niños, eso sólo refuerza que los sigan explotanto como negocio, dales algo de comer:
    http://www.encaletado.com/topocho/archives/000260.html

    ResponderEliminar
  2. No les des dinero a los niños! Razon tiene el Topocho. De todos los grupitos q relatas los vi durante mi viaje, esos perros gorditos los desgraciados! En Lille habia un desgraciado mendigo leyendo y cuando volvi a pasar enviando mensajes x celular y yo pensando... ojala este sinverguenza estuviese en ccs, no dura 3 dias y se muere de hambre el muy flojo!
    Como no me vas a conocer vale! C-A-R-I-B-E hace falta mas detalles jajaja, verga q creido! Ahi te va el link...
    http://qtpd.com/caribe (o algo asi) cuando aparezco en la lista de actualizados aparece Caribe Blog. X cierto voy a publicar un manual para mendigar en Barcelona... me fije y todos usan el mismo modus operandi lo q me hace pensar q es una red de explotadores, es impresionante como todos piden igual...

    ResponderEliminar
  3. Hay casos de casos.... pero si una cosa ha hecho este gobierno, es que a los que hemos dado limosnas siempre, ahora le dejemos ese trabajo al gobierno, ya que se dice de ellos (los pobres)..... y conozco a varios (luego de mi "reflexión") que sienten lo mismo...

    Lo que provoca con esas mujeres embarazadas, o con niños pequeños, que piden en las calles, es montarlas en el carro y llevarlas a Miraflores y decirles :
    ¿sabes?... ahí.., tu tocas esa puerta..., le cuentas tus problemas..., y exiges que te ayuden, ya que ahí, dicen que "tu" eres la que manda aquí...

    ResponderEliminar
  4. En el siglo que estamos, que todavia se permitan ciertas cosas me parece un atraso increible..
    besos la vecinita

    ResponderEliminar